GHOST IN THE SHELL. Lo que todos queríamos ver: “El fantasma en la concha” de Scarlett Johansson

ghostintheshell01

LA VIGILANTE DEL FUTURO

Ghost In the Shell

Rupert Sanders, 2017

El largometraje original de Ghost In the Shell (Kôkaku Kidôtai, Mamoru Oshii), basado en el manga de Shirou Masamune, y estrenado en 1995 es uno de los pilares del anime. En él, así como en el mundo que plantea, técnicas de animación tradicional se conjugaron con animación por computadora para crear un thriller de ciencia ficción con aspiraciones filosóficas, sumamente denso y sumamente lírico, en el que se debaten temas como el ser, la existencia, la esencia, el alma y la personalidad. Yo no vi la peli cuando salió, sino hasta un par de años después cuando les dio por pasarla en HBO y recuerdo que desde entonces me encantó.

    Gracias a la crisis de ideas que viene arrastrando Hollywood desde la década pasada y al retro de los 90 que es la última tendencia de la moda, ahora se nos presenta una versión Live-Action de esta historia.

ghostintheshell02

    En un futuro maravilloso en el que las calles no están atestadas de gente, no hay tráfico y se puede fumar en espacios cerrados, los seres humanos tienen la posibilidad de mejorar sus cuerpos a través de implantes biónicos. La mayor Mira Killian (Scarlett “Tengovozdequefumounputamadral” Johansson) es el primer cyborg de su tipo: un cerebro humano, rescatado de la víctima de un ataque terrorista, en un cuerpo artificial programado para eliminar a los criminales más peligrosos. Cuando Killian persigue al terrorista Kuze (Michael Pitt), un asesino que puede hackear las mentes de las personas y manipularlas, descubrirá la terrible verdad detrás de su creación y que los verdaderos criminales podrían estar más cerca de lo que creyó.

    Por supuesto, resulta casi insultante el hacer una película como ésta esperando que no se le compare con la original, así que me adelantaré a lo obvio: esta versión sí es muy inferior al anime. El thriller filosófico de ciencia ficción se convierte en un filme de acción e intrigas corporativas, como los que tanto les gustan a los gringos.

ghostintheshell10

    Básicamente, lo que hicieron fue copiar el argumento del anime durante la primera mitad de la peli, para en la segunda hacer una mezcla de Blade Runner (Scott, 1982) con El vengador del futuro (Verhoeven, 1990), aderezada con una pizca de RoboCop: el defensor del futuro (Verhoeven, 1987); pero tratando, sin mucho éxito, de incorporar un discurso “filosófico” “profundo”. El resultado es una película demasiado lenta para ser de acción ‒a la función a la que yo fui hubo gente que se durmió‒; pero demasiado superficial para ser Ciencia Ficción dura.

    SPOILER ¿Y se acuerdan de ese final oscuro y ambiguo que tenía el anime? ‒De hecho, recuerdo que un compañero mío de la prepa decía que Ghost In the Shell le daba pesadillas‒. Bueno, pues pueden olvidarse de él, porque en esta peli lo cambiaron por la versión edulcorada, un final feliz tan acartonado y cursi que no pude evitar soltar una carcajada en la sala. Del mismo modo, mientras que The Puppet Master, el terrorista del anime, resultaba ominoso y francamente perturbador, los villanos de esta versión son tan chafas y acartonados que casi parecen salidos de algún episodio de Rocky y Bullwinkle (1959-1964). TERMINA SPOILER

ghostintheshell09

    Empero, la verdad es que si uno no ha visto el anime, la película no es tan mala ‒y la palabra clave es “tan”‒. En realidad, tiene sendos aciertos que me gustaría comentar a continuación.

    Creo que lo que más me gustó de la cinta fue su fotografía. Es verdaderamente espectacular. Creo que la película tiene una propuesta estética bien definida, que conjuga escenarios al más puro estilo cyberpunk ‒con una marcadísima influencia de Blade Runner‒ con una iluminación en claroscuros casi barrocos. Las escenas de muertes están bien logradas ‒aun cuando la Dra. Ouelet (Juliette Binoche) no sangre‒ y en general son bellas. Sí, me atreveré a decir que esta película es eso: bella. Quizá carece del lirismo onírico que el ritmo y el diálogo le daban a la original; pero, en un ejemplo de libro texto de forma sobre fondo, creo que es una delicia visual. Se agradece que Sanders sea afecto a filmar lo más posible en sets físicos en vez de usar CGI. Incluso las geishas mecánicas, que no pude evitar que me recordaran a la divertida RoboGeisha (Iguchi, 2009), fueron interpretadas por actores de carne y hueso con máscaras animatrónicas. La secuencia en la que Killian pelea con macanas eléctricas en el sótano del club Yakuza es muy interesante.

ghostintheshell03

    El soundtrack me agradó mucho. También tiene una fuerte influencia del que creara Vangelis para la mencionada Blade Runner; pero está en una onda más cercana al Retro New Wave. Tiene muchos sonidos interesantes y, aunque no tiene un leit motiv pegajoso o un ritmo mesmérico como el que compusiera Kenji Kawai para anime original, es vibrante y poderoso, y logra crear una atmósfera muy acorde con lo que se está viendo en pantalla.

    Y sí, lo que más le duele a la película es el guión. Está lleno de paja y de elementos que no terminan de integrarse correctamente ‒hay un par de parlamentos que incluso me parece que se los piratearon de Batman inicia (Nolan, 2005)‒. Aunque está principalmente basado en la película de 1995, también incorpora elementos de otras fuentes, como el villano Hideo Kuze y su idea de la evolución humana, que vienen de la serie de anime Ghost In the Shell: Stand Alone Complex (2002-2005). Del mismo modo, las geishas robot fueron tomadas de la secuela del anime original, Innocence: Ghost In the Shell 2 (Oshii, 2004)‒que personalmente me pareció soporífera‒. Asimismo, hay una historia explicando el origen de los ojos biónicos de Batou (Pilou Asbæk), que es completamente innecesaria.

ghostintheshell08

    Me recordó muchísimo a la película de Æon Flux (Kusama, 2005), que también es estilizada y bonita; pero en la que el quid del discurso se perdió completamente.

    Las actuaciones son cumplidoras, pero no mucho más. Johansson logra brindar sutilezas y matices a su personaje; aunque se sienten más acotados que una verdadera propuesta de actuación. Quien sobresale a mi gusto es Asbæk en el papel de Batou, que tiene casi el mismo carisma de su contraparte animada. Asimismo, es un encanto ver a Takeshi Kitano como Aramaki, jefe de la Sección 9 del Departamento de Defensa, en su regreso a la pantalla grande americana.

ghostintheshell04

    Como sea, Hollywood es una diosa severa y caprichosa, y sus reglas son muy claras y bastante inflexibles: toda aquella película que no recupere su presupuesto en la taquilla de su fin de semana de estreno, como es éste el caso, es considerada un fracaso. Según parece, hace falta mucho más esfuerzo para levantar la maldición de Dragon Ball: Evolución (Wong, 2009)‒bueno, es que es una maldición enorme‒… ¿Qué tal si, para variar, hicieran buenas películas?

    Así pues, la versión Live-Action de Ghost In the Shell creo que tuvo más mala suerte que otra cosa. Por sí misma, la película no es particularmente mala; digo, no pasa de ser una peli de acción con elementos de Ciencia Ficción muy vistosa y con poca sustancia como las hay a peso la docena ‒de inmediato vienen a mi mente El quinto elemento (Besson, 1997),  El juez (Cannon, 1995) o Ultravioleta (Wimmer, 2006)‒. El problema es que, al ser una nueva versión de una de las que considero las 10 mejores películas de Ciencia Ficción de todos los tiempos, las expectativas eran imposibles de cumplir.

ghostintheshell07

    Del mismo modo, la ola de acusaciones de “White Washing”[1] en contra de la película disminuyó anticipadamente su popularidad. Incluso se rumoró que, tras las acusaciones iniciales, DreamWorks había contactado a la compañía digital Lola VFX para que hicieran que los actores parecieran orientales… como si El pecado de Oyuki (1988) no nos hubiera enseñado nada. Personalmente, siempre me ha parecido que acusaciones de este tipo específico son exageradas, pues en el anime los personajes rara vez lucen asiáticos… digo, la Motoko original tiene ojos azules y facciones caucásicas.

ghostintheshell05

    La triste ironía detrás de todo el asunto es que cuando los nipones hacen versiones anime de películas occidentales, como fue el caso de Metrópolis (Rintaro, 2001), basada en la obra homónima del legendario Fritz Lang (1927), o Alita Battle Angel, que más o menos retoma la trama de la cinta soviética Aelita (Protazanov, 1924), les quedan bien chingonas.

    Mmhhh… Scarlett Johansson es más bajita de lo que parece…

ghostintheshell06

PARA LA TRIVIA: Oshii ha declarado que Scarlett Johansson fue la mejor elección para interpretar a la Mayor. Margott Robbie fue considerada originalmente para el rol.

 

Guión

0
Dirección 1
Actuación 1
Fotografía 2
Música 2
TOTAL

6

 

[1] En español “blanqueo”. Es el término peyorativo que se usa para señalar cuando actores caucásicos interpretan papeles que originalmente pertenecen a otras razas. Curiosamente, no supe de campañas para quejarse porque en las películas del UCM Nick Fury es negro.

 

Blog anterior    Sumario 2017

¡Sígueme en Facebook!

Un comentario en “GHOST IN THE SHELL. Lo que todos queríamos ver: “El fantasma en la concha” de Scarlett Johansson

  1. Pingback: LA CONDESA DRÁCULA. La historia irreal de Erzsébet Báthory…¡En Eastmancolor! | El Cinéfilo Incurable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s