EL MONSTRUO DEL PANTANO. Uno de los clásicos del comic de Horror llega al cine de la mano de Wes Craven.

swampthing01-01

EL MONSTRUO DEL PANTANO

Swamp Thing

 

Wes Craven, 1982

Existen 3 ediciones diferentes de esta película: Una de 93 minutos que pasaban en la TV por cable, la edición original de 91 minutos, que fue la que se estrenó en cines y la que se consigue en DVD, y la edición para TV abierta de 89 minutos. La única diferencia sustancial es una secuencia del personaje de Alice Cable bañándose en un estanque que se alarga o se acorta según las necesidades de la censura.

En 1971 la revista antológica de comics House of Secrets, publicada por DC, presentó una historia corta ambientada en la Era Eduardiana sobre un científico mutado en un monstruo vegetal que intentaba salvar a su esposa de ser asesinada por su socio traidor. La historia se tituló La cosa del pantano (The Swamp Thing). En 1972, el personaje creado por el guionista Len Wein (cuya carrera incluye montones de créditos de los cuales uno de los más sobresalientes son varios episodios de Batman: la serie animada [1992-1996]) y el artista Bernie Wrightson ‒quien es también uno de los pilares del cómic de horror y sci-fi, pero cuyo trabajo más sobresaliente son las ilustraciones que hiciera para la edición de Marvel Comics de la novela Frankenstein, de Mary Shelley‒ recibió su propio título mensual en solitario.

swampthing01-03

    El primer volumen de la serie regular de Swamp Thing comprende 24 números, escritos por Wein, David Michelinie y Gerry Conway, y dibujados por Wrightson, Nestor Redodndo y Fred Carrillo. El cómic narraba la historia, ambientada en la época contemporánea, del Dr. Alec Holland, un biólogo que trabaja en secreto en su laboratorio en los pantanos de Louisiana, acompañado por su esposa Linda, en una fórmula bio-restauradora que puede hacer crecer plantas prácticamente de la nada. Cuando un grupo de mercenarios contratado por el misterioso Mr. M trata de robar la fórmula de Holland, éste resulta gravemente herido y entra en contacto con químicos que lo convierten en un mutante vegetal humanoide. En este primer volumen aparecen personajes clave como el archienemigo de Swamp Thing, el alquimista Arcane ‒rebautizado posteriormente por la serie de dibujos animados y línea de figuras de acción complementaria como Anton Arcane‒, su hermano Grigori (conocido como Hombre Parche y quien tiene un sospechoso parecido con la Creatura de Frankenstein), Abigail Arcane o el agente gubernamental Matt Cable, quien después moriría y se convertiría en el cuervo que acompaña al Sandman de Neil Gaiman.

swampthing01-08

 

    En su primera época, el comic de Swamp Thing presenta una exquisita mezcla de Horror, Ciencia Ficción, Dark Fantasy e incluso un poquito de Horror Cósmico, todo enmarcado por una atmósfera de Gótico americano con una marcadísima influencia de los comics de EC como Tales From the Crypt, Weird Science o The Vault of Horror.

swampthing01-12

    Por desgracia, nada de eso está presente en la película.

 

    La cinta sigue más o menos de manera fiel la historia del origen del personaje. El Dr. Alec Holland (Ray Wise) y su hermana Linda (Nannette Brown) trabajan en su fórmula bio-restauradora recluidos en su laboratorio en los pantanos de Louisiana ‒aunque la peli se filmó en locación en Carolina del Sur‒. La fórmula tiene el poder de dotar a las plantas con características animales para ayudarlas a adaptarse mejor al medio ambiente hostil. Pero el malvado Arcane (Louis Jourdan) ‒quien aparte de ser un millonario megalómano nunca se explica quién es, qué hace o por qué quiere la fórmula‒ pretende robar la fórmula a como dé lugar. La agente especial Alice Cable (la entonces esposa de John Carpenter, Adrienne Barbeau) es enviada para proteger a los Holland y termina enamorándose de Alec y ayudándolo en su investigación. Pero claro, Arcane no descansará hasta conseguir el químico, así que envía un grupo de los mercenarios más camp que haya visto en una película a sabotear a Holland y robar sus notas. Linda es asesinada, Alec queda cubierto por su propia fórmula y es dado por muerto cuando queda sumergido en el pantano mientras Cable logra escapar. Días después, Holland regresa como Swamp Thing (interpretado por el actor y doble de riesgo de 1.97m Dick Durock), un monstruo hecho de vegetación ‒bueno, no, desde un helicóptero se nota que lleva puesto un traje de látex barato‒ para ayudar a Cable a escapar y detener a Arcane en sus planes de conquista mundial.

swampthing01-04

    Siempre he considerado a Wes Craven uno de los genios del cine de género. Es uno de los pocos cineastas cuyas películas mantienen casi todas un cierto nivel de calidad y que logra reinventarse dentro del género casi siempre. La última casa a la izquierda (1972), La colina de los ojos malditos (The Hills Have Eyes, 1977), La serpiente y el arco iris (1988), Pesadilla en la calle del Infierno (1984) o incluso algunas tardías como La nueva pesadilla de Wes Craven (1994) o Scream: grita antes de morir (1996) son aportaciones valiosas al género e incluso parteaguas del cine de terror y horror. Otras, como La marca de la bestia (2005) y Espíritus (2010), son pura basura. El monstruo del pantano es simplemente mala a secas. Ni siquiera es de esas pelis que son tan malas que se vuelven buenas, sólo es mala.

swampthing01-14

    A pesar de todo, la cinta recibió críticas más o menos positivas en su momento, aunque hay que entender que, en ese tiempo, prácticamente no existían las adaptaciones de comics a la pantalla grande, salvo por las películas de Superman ‒a las cuales nunca he sido muy aficionado‒, y no estaba muy claro cómo debía tratarse la fuente original para llevarla a la pantalla grande. Los críticos de cine Roger Ebert y Gene Siskel, cuyas opiniones suelo respetar, alabaron la película diciendo que era un gran tributo a las cintas de monstruos de la Era Atómica y que, en general, era una buena película dentro de su género. Sin embargo, la crítica que hizo Ebert sobre Spawn (Dippé, 1997) me hace pensar que el hombre era más bien condescendiente con las películas sobre cómics.

swampthing01-11

    Las actuaciones son muy disparejas y, mientras Barbeau y Wise hacen un trabajo decente, e incluso Durock tiene algunos momentos particularmente brillantes interpretando al monstruo, el francés Louis Jourdan, quien viera su época de gloria en la década de los 60, está en un tono demasiado camp, grandilocuente, exagerado y excesivamente afeminado sin justificación alguna. Supongo que los realizadores, al tener como único referente de adaptación cómic-pantalla la serie de TV de Batman (1966-1968), decidieron que ése era el tono que debían darle a la película.

    Lo cual nos lleva a la infame transición de explosión. En una secuencia en la que Swamp Thing es perseguido por aerodeslizadores en un estero, nuestro héroe logra hacer que dos de ellos choquen, provocando una vistosa explosión ‒porque ¿qué le falta a una película mala para quedar aún más padre? ¡Explosiones, claro!‒. Así que, inmediatamente después, la pantalla se recorta en forma de explosión y hace la transición a la siguiente secuencia. WTF??? No sólo es ridículo para verse en pantalla, sino que, siendo Swamp Thing un comic más bien alternativo, no recuerdo haber visto nunca que usaran ese tipo de recursos. Quizá me equivoque, pero estoy casi seguro de ello.

swampthing01-05

    De hecho, el guión es un poco un fraude en el que, contada la historia del origen de Swamp Thing, la secuencia de mercenarios persiguiéndolo, atrapándolo y él escapando después se repite casi ad nauseam. Al menos en la edición de 93 minutos de duración está esa escena topless de Adrianne Barbeau…

    Sin embargo, la cereza del pastel son, por supuesto, las criaturas. En el comic, Arcane tiene por esbirros a un grupo de homúnculos deformes creados por él mismo conocidos como los Un-Men. En la serie de dibujos animados, los Un-Men son coloridos y estereotipados súper villanos con poderes especiales y la habilidad de convertirse en monstruos híbridos y vender figuritas de acción gracias a una máquina llamada Transducer. En la película… bueno, en la película Arcane hace beber la fórmula a uno de sus mercenarios, Bruno (Nicholas Worth), quien termina convertido en un enano que parece la mezcla de un simio con un cerdo… o algo así, tal vez sólo unieron los prostéticos que les sobraban en la bodega.

swampthing0110

    Pero, ¿qué onda con Swamp Thing? Digo, si sabían que el traje se veía chafa, pudieron fotografiarlo mejor… al menos pudieron hacer tomas desde otros ángulos, por ejemplo, desde donde no se viera que el prostético de la cara se le estaba despegando, o que no se notara que el traje ya tenía varios agujeros que trataron de parchar torpemente con látex líquido, o una en la que no se viera la playera azul que Dick Durock llevaba por debajo del traje.

    SPOILER Y luego está Arcane. Hacia el final de la cinta, Arcane decide tomar la fórmula él mismo, lo que provoca que su rostro se cubra con costras sangrantes para después quedar encerrado en un capullo de papel maché y luego emerger convertido en una cosa que parece el Monstruo de la Laguna Negra mezclada con un jabalí y creo que ni siquiera es de látex, parece como que lo hicieron con keratol… ¡Con ojos de plástico! Así es, como que quien hizo la botarga agarró de esos ojos de plástico que le ponen a los osos de peluche y que se compran en las mercerías, y los pegó sobre el hule de la máscara. ¿Y por qué un mutante con fuerza sobrehumana necesita una espada? TERMINA SPOILER

swampthing01-06

    Creo que lo que sí es bastante rescatable de este pastiche Hulk-La Bella y la Bestia-La mosca es la relación entre Cable y Swamp Thing, que sí se siente auténtica y llena de matices y sutilezas. La actuación de los involucrados es lo suficientemente competente para hacer brillar este elemento en el cual se nota gran influencia de La novia de Frankenstein (Whale, 1935).

swampthing01-13

    Otra cosa que sí les salió bien en esta peli es la fotografía de las escenas del pantano. Aunque el tono oscuro y gótico del comic se pierde con las escenas filmadas en pleno día, la fotografía de la cinta logra hacer del pantano un personaje más, una extensión de Swamp Thing que, de forma expresionista, exterioriza las emociones del personaje.

swampthing01-09

    A mucha gente le gusta esta película. A mí me despierta sentimientos encontrados. Es divertida y entretiene, y sin duda me ha arrancado varias carcajadas; pero no es de mis favoritas. Como adaptación de la fuente original me parece bastante fallida. Como película de horror y Ciencia Ficción creo que simplemente no funciona. Como cinta de acción queda bastante mediana. Supongo que Siskel y Ebert tenían razón, y la única forma de apreciar esta cinta es como una anacrónica película de monstruos de Serie B.

    A pesar de todo, el estreno de la película impulsó a DC Comics a publicar una segunda serie regular titulada Saga of the Swamp Thing, que en la opinión de los críticos es la mejor del personaje, con guiones escritos por Martin Pasko y Alan Moore. Del mismo modo, la cinta engendró una secuela en 1989 ‒que roza los límites de lo humanamente soportable, en gran medida gracias a la “actuación” de Heather Locklear como Abby Arcane‒ y durante varios años ya se ha hablado de un reboot cinematográfico.

swampthing01-07

    Y, francamente, el que la película haya terminado viéndose como clásico de los autocinemas no creo que haya sido intencional.

PARA LA TRIVIA: El personaje de Swamp Thing es “sospechosamente parecido” al de Man-Thing, de Marvel Comics, creado por Stan Lee, Roy Thomas, Gerry Conway y Gray Morrow en 1971. Según se sabe, Len Wein era compañero de cuarto de Conway en el tiempo en el que los personajes fueron creados. A pesar de las similitudes, Marvel nunca ha llevado el asunto a la corte porque ambos personajes son “sospechosamente parecidos” al personaje The Heap, creado por Harry Stein y Mort Leav para Air Fighter Comics en 1942.

swampthing-calif

Si pudiera bajarle puntos por las botargas de los monstruos, lo haría, la neta.

 

Blog anterior    Sumario 2017    ¡Sígueme en Facebook!

Anuncios

ATÓMICA. Se dice “atómica”… “atómica…

atomicblonde01

ATÓMICA

Atomic Blonde

 

David Leitch, 2017

 

Recuerdo haber visto la caída del Muro de Berlín por televisión cuando era niño. Digo, no cobró significado para mí hasta muchos años después; pero sí recuerdo estar sentado frente a ese televisor de torreta y verlo todo. La desaparición de la DDR, con sus pros y sus contras, es un telón de fondo magnífico para un thriller político o para una película de espías. Justo es este hecho histórico el que explota Atómica, basada en la novela gráfica de Antony Johnston, película que se convierte en un estilizado ejercicio de forma sobre fondo.

    La peli narra la historia de Lorraine Broughton (la genial Charlize Theron), una agente del Servicio Secreto Británico que es enviada a Berlín para investigar el asesinato de un colega y recuperar el valioso cargamento que éste llevaba y que le fue robado: una lista secreta con los nombres de los agentes de inteligencia de diferentes países que fungen como agentes dobles.

atomicblonde09

 

    Y ya. La trama es bastante lineal y es de lo más simple, aunque tiene montones de complicaciones de lo más artificiosas. Vueltas de tuerca sobre vueltas de tuerca sobre vueltas de tuerca que no sólo se vuelven predecibles desde que comienza el segundo acto de la peli; sino que ya al final terminan rayando en lo absurdo. De hecho, en una película que ya de por sí se nota derivativa, hay momentos en los que se siente que el guión está divagando y que sólo está dándole vueltas innecesariamente a algo que ya se expuso con claridad anteriormente.

    Lo que sí está muy bien son las actuaciones. Un reparto conformado por histriones del calibre de James McAvoy, John Goodman, Toby Jones, Bill Skargård ‒a quien veremos como el payaso Pennywise en el próximo remake de It y quien, francamente, me parece mejor actor que su hermano mayor‒ o la misma Theron logra elevar y volver interesante una película que, de otro modo, sería bastante olvidable. Los personajes se sienten un poco más profundos de lo que en realidad son y en general todos los intérpretes logran ponerle carnita a lo que encontraron en el papel.

Atomic Blonde (2017)

    Y también por ahí anda Sofia Boutella, a quien mejor no recordamos por el deleznable segundo remake de La momia (Kurtzman, 2017).

    Por otro lado, las escenas de acción son bastante disparejas. Eso sí, la película tiene mucha acción que se extiende a lo largo de varias secuencias y que la vuelve muy entretenida. Un buen uso del maquillaje prostético intenta darle un tono más realista a las escenas de peleas, haciendo ver que los catorrazos van en serio y eso está muy padre.

atomicblonde07

    Por desgracia, algunas de las coreografías están mal fotografiadas y se ven súper falsas. Se ve el clásico efecto de “Patada Jedi” en la que se nota que ni siquiera se tocaron y aun así hay reacción. Vamos, finalmente, hay varias de las coreografías en la película que se nota que son coreografías y eso es bastante chafa.

    Honor a quien honor merece, algunas otras coreografías se ven espectaculares.

atomicblonde03

    Quizá el aspecto más sobresaliente de la peli es la propuesta estética. Digo, es precisamente el elemento que vende la película en las imágenes publicitarias. La estética Glam/Retro New Wave se encuentra presente en toda la cinta, cuya fotografía está llena de colores sobresaturados que funcionan como una especie de leit motiv para identificar personajes y lugares. Éste es el elemento más llamativo de la película: una fotografía bella que se complementa con una edición bastante propositiva y dinámica que apoya a la narrativa de la peli. O sea, todo se ve bien pinches bonito.

    Lo que no deja de llamar poderosamente mi atención es que el empeño de crear una película de época sea sacrificado en aras del estilo. Digo, no se trata en absoluto de una película histórica; pero sí echaron mano de gran cantidad de recursos para recrear el aspecto de las diversas locaciones en aquella época ‒Alexanderplatz se ve genial‒, desde filmar en locaciones en Berlín, Londres y Budapest ‒que es donde se filman casi todas las películas gringas que quieren capturar ese look europeo, porque además es más barato‒ hasta utilizar el viejo truco de la pintura mate ‒que, de hecho, era muy popular en las películas de los 80, antes de los escenarios virtuales‒.

atomicblonde06

    De todos modos, los vestuarios de los personajes principales no lucen como de 1989… Están muy padres, sobre todo los trapos que usa la Theron; pero se notan un tanto anacrónicos.

    El soundtrack está conformado por increíbles composiciones originales de Tyler Bates ‒quien compusiera los soundtracks de Halloween: El inicio (Zombie, 2007), 300 (Snyder, 2006), Guardianes de la galaxia (Gunn, 2014) y Sucker Punch: Mundo surreal (Snyder, 2011)‒ muy en la vena Retro New Wave, y muy selecta música pop de los 80 con canciones de David Bowie, The Clash, Nena, Falco y Peter Schilling, entre otros. Porque ya saben que, si todo lo demás falla, siempre puedes llenar tu película con música exitosa del pasado para tener contento al público.

atomicblonde05

    Lo que sí me impresionó fue que en ningún momento sonara Atomic, de Blondie. Quizá quisieron evitar la obviedad, pero…

    Finalmente, Atómica no le va a cambiar la vida a nadie. No tiene casi nada de contenido y se siente que es una envoltura muy bonita para una caja vacía. Pero es una envoltura muy muy bonita. Es una cinta entretenida que lo mantiene a uno atento a lo que pasa, aunque se siente un poco larga por momentos. Sin embargo, en general creo que es una cinta de acción bastante decente con un par de gags que como que no acaban de caer del todo. Pero sí está chida.

atomicblonde04

    ¿Saben qué también es muy curioso? La película no se ve en absoluto como el comic, que está más clavado en una estética Noir en blanco y negro súper influida por el Sin City de Frank Miller.

PARA LA TRIVIA: La confrontación clave hacia el final de la película se filmó en el interior de un edificio real en Berlín en lo que parece ser una larga secuencia sin cortes. En realidad, la escena está compuesta por alrededor de 40 secuencias pequeñas que fueron editadas meticulosamente con ayuda de herramientas digitales para dar la ilusión de que se trataba de una sola.

atomicblonde-calif

Blog anterior    Sumario 2017    ¡Sígueme en Facebook!