LA MOMIA de Tom Cruise

themummy2017-00

LA MOMIA

The Mummy

 

Alex Kurtzman, 2017

A principios de la década de los 90 el inesperado éxito de taquilla y crítica que tuvo Drácula, de Bram Stoker (Coppola, 1992) ‒las opiniones son muy variadas, pero en su época la peli fue muy popular‒ despertó un renovado interés por los monstruos clásicos de la pantalla de plata. A Drácula le siguió Frankenstein, de Mary Shelley (Branagh, 1994), producida de manera independiente por el mismo Coppola, y luego Lobo (Nichols, 1994). Incluso hubo un proyecto para una secuela de Drácula, de Bram Stoker que se centraría exclusivamente en el personaje de Abraham Van Helsing y que la rotunda negativa de Anthony Hopkins para repetir el papel obligó a no ver la luz sino hasta 2004.

themummy2017-08

    La competencia estaba haciendo su agosto con los monstruos de los que Universal Pictures había creado iconos de la cultura pop, por lo que la otrora Casa de los Monstruos decidió producir nuevas versiones de las películas de los Monstruos Clásicos empezando con la Momia. El único pequeño detalle fue que, por alguna extraña razón, en vez de una película de terror, Universal decidió hacer una de aventuras y el resultado final, estelarizado por Brendan Fraser y Rachel Weisz, y dirigido por Stephen Sommers (1999) tenía más en común con Los cazadores del Arca Perdida (Spielberg, 1981) que con la película con Boris Karloff; y, aunque fue un éxito de taquilla que generó dos secuelas, un Spin-Off y una serie de dibujos animados, difícilmente podría llamársele una película de monstruos. Strike uno.

themummy2017-12

    Van Helsing (Sommers, 2004) fue un pequeño experimento de Universal para rehacer su universo de monstruos subiéndose al tren del mame de Freddy vs Jason (Yu, 2003), y Alien vs Depredador (Anderson, 2004); pero, aunque la cinta gozó de cierta popularidad, el resultado no fue del todo el que la Casa de los Monstruos esperaba. Del mismo modo, se suponía que Drácula: la leyenda jamás contada (Shore, 2014) sería un reboot del Dark Universe y La Momia una secuela directa; pero de última hora el estudio decidió dejar Drácula… como una cinta independiente.

themummy2017-07

    Para finales de la década del 2000, hubo un rumor muy fuerte de que ahora sí, Universal Pictures iba a relanzar su universo de los monstruos clásicos con un remake de El monstruo de la Laguna Negra (Arnold, 1954), dirigida por el inepto profesional Joe Johnston. Entre las verdes y las maduras, resultó que el actor puertorriqueño Benicio del Toro levantó el proyecto para un remake de El hombre lobo (Waggner, 1941) que le fue asignado a Johnston. La película sería protagonizada por el mismo del Toro, cuyo parecido físico con Lon Chaney Jr. Es notable, y los efectos de maquillaje correrían por cuenta del multigalardonado Rick Baker (Hombres de negro [Sonnenfeld, 1997], El planeta de los simios [Burton, 2001]) así que ¿qué podría salir mal? La respuesta es: prácticamente todo. Un guión acartonado y rebuscado que mezclaba elementos de El hombre lobo de Londres (Walker, 1935) con El hombre lobo, malas actuaciones, una indefinición del tono entre el terror y la acción, y el Hugo Weaving más sobreactuado que se haya visto convirtieron este relanzamiento de los monstruos clásicos en lo que se conoce en Hollywood como un Monumental Flop-Out. Strike dos.

themummy2017-02

    Así pues, tendría que pasar más de un lustro ‒bueno, un par de años si contamos desde Drácula…‒ para que el boom de las películas de superhéroes llevara a los ejecutivos de Universal Pictures a pensar: “Oigan, ¿y si hacemos un universo como de superhéroes, pero con los monstruos clásicos?” Claro, la idea de entrelazar las historias de los diferentes monstruos existía desde Frankenstein contra el Hombre lobo (Neill, 1943); pero fue gracias a las películas de superhéroes que Universal se animó a crear lo que llamó Dark Universe y que oficialmente arranca con este segundo remake de La Momia.

    ¡Vaya forma de comenzar!

themummy2017-11

    La película narra la historia de Nick Morton (Tom Cruise, quien se ve muy bien para su edad), un militar dedicado de medio tiempo al contrabando de antigüedades, que descubre en Iraq la tumba de la antigua princesa egipcia Ahmanet (Sofia Boutella y su belleza exótica… o fealdad interesante), quien fuera momificada viva ‒lo cual de entrada es idiota‒ como castigo por su traición. La momia es llevada a Londres por la arqueóloga Jenny Halsey (Annabelle Wallis) sin sospechar que su llegada causará una serie de catastróficos eventos cuando Ahmanet trate de completar un ritual para resucitar a Seth ‒según parece, los guionistas traían una severa confusión entre Seth y su hermano Osiris‒.

    Lo primero que noté de esta película es que es un conglomerado de un montón de ideas que no necesariamente funcionan bien juntas. Es como decir: “Me gusta el sándwich de salami y me gusta el sándwich de crema de cacahuate ¿Por qué no hago un sándwich de salami con crema de cacahuate?” Además, la mayoría de dichas ideas ni siquiera son originales. La peli termina siendo un pastiche que mezcla básicamente cuatro películas: La sangre de la momia (Holt, 1971), La tumba (Ray, 1986), que ambas son de hecho adaptaciones bastante libres de la novela de Bram Stoker La joya de las siete estrellas; con Un hombre lobo americano en Londres (Landis, 1981) ‒todo el show de un estadounidense en Londres que es acechado por muertos vivientes que no pueden descansar en paz ya se vio‒; con una de mis películas favoritas, Fuerza siniestra (Hooper, 1985), basada en la novela de Colin Wilson, en la que un vampiro estelar llega a la Tierra ‒Londres, específicamente‒ en la forma de una sexy mujer que roba a los humanos su fuerza vital convirtiéndolos en zombies sin voluntad… Incluso Mathilda May en Fuerza siniestra es más guapa… y está más desnuda.

themummy2017-03

    Otro gran fallo de la cinta es el tono. Aunque hay bastantes elementos de terror y horror por aquí y por allá, de repente la cinta se mueve hacia el cine de aventuras e incluso hay varios guiños a la franquicia protagonizada por Brendan Fraser… pero, de repente, el melodrama de aventuras a la Minas del rey Salomón es desplazado por escenas de balazos al más puro estilo de las cintas de acción de Hollywood. Y cuando uno está tratando de integrar todo lo anterior ‒porque créanme, la peli falla en hacerlo‒ aparecen vueltas de tuerca que la convierten en una especie de película de superhéroes promedio. Por si todo eso fuera poco, hay varios diálogos que buscan ser cómicos… y que fracasan tan miserablemente en el intento; los personajes en pantalla terminan pareciéndose a ese profesor de tu prepa que quería “conectar” con los “chavos” y terminaba teniendo tanta gracia como pegarse en el dedo chiquito del pie.

    Las actuaciones de todos son malas… bastante malas. Digo, nadie esperaba que Tom Cruise actuara; pero Wallis y Jake Johnson (quien interpreta a Chris Vail, compinche de Morton) están bastante mal. El único que más o menos actúa es Russell Crowe; por desgracia, la vuelta de tuerca de su personaje se siente tan fuera de lugar; por no decir que esa línea argumental dura demasiado y lo hace a uno pensar que entonces la película se va a tratar de otra cosa… pero después regresan con Ahmanet y su plan de resucitar a Seth y hay una persecución en el Museo Británico de Historia Natural y gente corriendo y gritando y… ¿qué carajos es esto?

themummy2017-10

     Como sea, hay un elemento de esta película que abiertamente alabo: los efectos especiales. En una era en la que el CGI ha logrado quitarle toda la magia a los efectos visuales que aparecen en pantalla, La Momia consigue que las cosas se vean reales. Incluso esa secuencia de las calles de Londres y aquella otra de la tormenta de arena que es un claro guiño a la versión de 1999 lucen bastante bien.

    Otra cosa que me agradó fue el diseño de los monstruos. Los zombies se ven bien y eso de los dobles irises es interesante… no me queda muy claro qué aportan a la trama o para qué sirven, pero es algo que no recuerdo haber visto antes en pantalla. Las criaturas de esta peli fueron diseñadas por Crash McCreery, discípulo del desaparecido Gurú de los Animatrónicos, Stan Winston, y se ven bien. La Momia se ve bastante impresionante mientras aún es momia; pero una vez que ya tiene carne sobre los huesos como que me quedó a deber. Parece una versión deslavada de Gozer, el gozeriano, que apareciera en Los Cazafantasmas (Reitman, 1984).

themummy2017-04

    También me agradó que el despertar de Ahmanet desencadenara toda una serie de sucesos sobrenaturales en el estilo de La profecía (Donner, 1976)… que pudieron estar mucho mejor aprovechados, pero que al final son una especie de callejón sin salida del guión. Del mismo modo está padre el asunto del lazo telepático entre Nick y Ahmanet.

    El último elemento que me pareció bastante rescatable de la cinta fueron los Easter Eggs y las referencias. Mientras que las referencias a la película protagonizada por Fraser son evidentes ‒la tormenta de arena, el Libro de los Muertos‒, hay también muchos guiños a la cinta de 1932 y a otras películas de monstruos de Universal, como Drácula (Browning, 1931), El monstruo de la Laguna Negra, La novia de Frankenstein (Whale, 1935) y, sólo por evitar que el público recuerde aquel fiasco, ninguna referencia a El hombre lobo.

themummy2017-09

    En conclusión, me pareció que esta reinterpretación de La Momia falla en muchos aspectos fundamentales y está más cercana a ser una atracción de parque temático en Orlando que a la película que marcaría el inicio de toda una nueva era para Universal Pictures. Tiene algunos momentos interesantes y otros tantos aburridos al borde de lo comatoso, y en general se siente más larga de lo que en realidad es. Recuerdo que cuando estaba en la secundaria y vi el primer remake de La Momia me agradó la onda de la aventura imperialista; pero que me decepcioné profundamente de que no hubiera terror… comparada con este nuevo remake, a aquél comienzo a recordarlo hasta con cariño. Y, por cierto, la mejor momia que haya visto en una película sigue siendo la que sale en Los Cazamonstruos (Dekker, 1987).

themummy2017-06

    Dos ideas quedan flotando en mi mente: La primera es que los antiguos egipcios fueron una de las poquísimas civilizaciones del mundo antiguo que no realizaban sacrificios humanos ‒¿Vieron La bruja (Eggers, 2015)? Porque así se ve una película cuando el guionista sí hizo la tarea e investigó el tema sobre el que iba a hablar‒ y la segunda, que es muy curioso que los monstruos de Hammer nunca se enfrentaran entre ellos.

themummy2017-05

    Así que… ¿debemos llamar a esta película Strike tres?

PARA LA TRIVIA: Originalmente, la película sería dirigida por Len Wiseman (director y productor de Inframundo [2003] e Inframundo: Evolución [2006]); pero éste abandonó al proyecto poco antes de iniciar la producción. El estudio contrató a Andrés Muschietti (Mamá [2013] y el próximo remake de It) para reemplazar a Wiseman; pero también abandonó el proyecto debido a “diferencias creativas”.

themummy2017-calif

 

Blog anterior    Sumario 2017    ¡Sígueme en Facebook!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s