ATÓMICA. Se dice “atómica”… “atómica…

atomicblonde01

ATÓMICA

Atomic Blonde

 

David Leitch, 2017

 

Recuerdo haber visto la caída del Muro de Berlín por televisión cuando era niño. Digo, no cobró significado para mí hasta muchos años después; pero sí recuerdo estar sentado frente a ese televisor de torreta y verlo todo. La desaparición de la DDR, con sus pros y sus contras, es un telón de fondo magnífico para un thriller político o para una película de espías. Justo es este hecho histórico el que explota Atómica, basada en la novela gráfica de Antony Johnston, película que se convierte en un estilizado ejercicio de forma sobre fondo.

    La peli narra la historia de Lorraine Broughton (la genial Charlize Theron), una agente del Servicio Secreto Británico que es enviada a Berlín para investigar el asesinato de un colega y recuperar el valioso cargamento que éste llevaba y que le fue robado: una lista secreta con los nombres de los agentes de inteligencia de diferentes países que fungen como agentes dobles.

atomicblonde09

 

    Y ya. La trama es bastante lineal y es de lo más simple, aunque tiene montones de complicaciones de lo más artificiosas. Vueltas de tuerca sobre vueltas de tuerca sobre vueltas de tuerca que no sólo se vuelven predecibles desde que comienza el segundo acto de la peli; sino que ya al final terminan rayando en lo absurdo. De hecho, en una película que ya de por sí se nota derivativa, hay momentos en los que se siente que el guión está divagando y que sólo está dándole vueltas innecesariamente a algo que ya se expuso con claridad anteriormente.

    Lo que sí está muy bien son las actuaciones. Un reparto conformado por histriones del calibre de James McAvoy, John Goodman, Toby Jones, Bill Skargård ‒a quien veremos como el payaso Pennywise en el próximo remake de It y quien, francamente, me parece mejor actor que su hermano mayor‒ o la misma Theron logra elevar y volver interesante una película que, de otro modo, sería bastante olvidable. Los personajes se sienten un poco más profundos de lo que en realidad son y en general todos los intérpretes logran ponerle carnita a lo que encontraron en el papel.

Atomic Blonde (2017)

    Y también por ahí anda Sofia Boutella, a quien mejor no recordamos por el deleznable segundo remake de La momia (Kurtzman, 2017).

    Por otro lado, las escenas de acción son bastante disparejas. Eso sí, la película tiene mucha acción que se extiende a lo largo de varias secuencias y que la vuelve muy entretenida. Un buen uso del maquillaje prostético intenta darle un tono más realista a las escenas de peleas, haciendo ver que los catorrazos van en serio y eso está muy padre.

atomicblonde07

    Por desgracia, algunas de las coreografías están mal fotografiadas y se ven súper falsas. Se ve el clásico efecto de “Patada Jedi” en la que se nota que ni siquiera se tocaron y aun así hay reacción. Vamos, finalmente, hay varias de las coreografías en la película que se nota que son coreografías y eso es bastante chafa.

    Honor a quien honor merece, algunas otras coreografías se ven espectaculares.

atomicblonde03

    Quizá el aspecto más sobresaliente de la peli es la propuesta estética. Digo, es precisamente el elemento que vende la película en las imágenes publicitarias. La estética Glam/Retro New Wave se encuentra presente en toda la cinta, cuya fotografía está llena de colores sobresaturados que funcionan como una especie de leit motiv para identificar personajes y lugares. Éste es el elemento más llamativo de la película: una fotografía bella que se complementa con una edición bastante propositiva y dinámica que apoya a la narrativa de la peli. O sea, todo se ve bien pinches bonito.

    Lo que no deja de llamar poderosamente mi atención es que el empeño de crear una película de época sea sacrificado en aras del estilo. Digo, no se trata en absoluto de una película histórica; pero sí echaron mano de gran cantidad de recursos para recrear el aspecto de las diversas locaciones en aquella época ‒Alexanderplatz se ve genial‒, desde filmar en locaciones en Berlín, Londres y Budapest ‒que es donde se filman casi todas las películas gringas que quieren capturar ese look europeo, porque además es más barato‒ hasta utilizar el viejo truco de la pintura mate ‒que, de hecho, era muy popular en las películas de los 80, antes de los escenarios virtuales‒.

atomicblonde06

    De todos modos, los vestuarios de los personajes principales no lucen como de 1989… Están muy padres, sobre todo los trapos que usa la Theron; pero se notan un tanto anacrónicos.

    El soundtrack está conformado por increíbles composiciones originales de Tyler Bates ‒quien compusiera los soundtracks de Halloween: El inicio (Zombie, 2007), 300 (Snyder, 2006), Guardianes de la galaxia (Gunn, 2014) y Sucker Punch: Mundo surreal (Snyder, 2011)‒ muy en la vena Retro New Wave, y muy selecta música pop de los 80 con canciones de David Bowie, The Clash, Nena, Falco y Peter Schilling, entre otros. Porque ya saben que, si todo lo demás falla, siempre puedes llenar tu película con música exitosa del pasado para tener contento al público.

atomicblonde05

    Lo que sí me impresionó fue que en ningún momento sonara Atomic, de Blondie. Quizá quisieron evitar la obviedad, pero…

    Finalmente, Atómica no le va a cambiar la vida a nadie. No tiene casi nada de contenido y se siente que es una envoltura muy bonita para una caja vacía. Pero es una envoltura muy muy bonita. Es una cinta entretenida que lo mantiene a uno atento a lo que pasa, aunque se siente un poco larga por momentos. Sin embargo, en general creo que es una cinta de acción bastante decente con un par de gags que como que no acaban de caer del todo. Pero sí está chida.

atomicblonde04

    ¿Saben qué también es muy curioso? La película no se ve en absoluto como el comic, que está más clavado en una estética Noir en blanco y negro súper influida por el Sin City de Frank Miller.

PARA LA TRIVIA: La confrontación clave hacia el final de la película se filmó en el interior de un edificio real en Berlín en lo que parece ser una larga secuencia sin cortes. En realidad, la escena está compuesta por alrededor de 40 secuencias pequeñas que fueron editadas meticulosamente con ayuda de herramientas digitales para dar la ilusión de que se trataba de una sola.

atomicblonde-calif

Blog anterior    Sumario 2017    ¡Sígueme en Facebook!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s