EDITORIAL 2018. Del escritorio del Cinéfilo Incurable.

cinefilologochico

EDITORIAL 2018

 

Originalmente, para este Día de Reyes había pensado hacer un Top 5 de películas basadas en juguetes… sin embargo, bien pronto caí en cuenta de que sólo hay como cuatro o cinco y la mayoría son inmundas. Así pues, quizá los comentarios sobre películas de las franquicias de G.I. Joe o Transformers, o las campy películas de Clue (Lynn, 1985) y He-Man y los Amos del Universo (Goddard, 1987) tendrán que esperar para mejor ocasión, y esta entrada del blog se convertirá en una especie de editorial en el que disertaré un poco sobre mis experiencias como cinéfilo y como coleccionista de figuras de acción durante el último año.

    Recuerdo que a inicios del año me sentía entusiasmado porque la cartelera pintaba mejor que la del 2016 y los resultados fueron variados. Películas que fui a ver a sabiendas de que iban a ser malas, como Resident Evil: el capítulo final (Anderson, 2016) o Kong: la Isla Calavera (Vogt-Roberts, 2017); películas que esperaba ávidamente y me decepcionaron, como ¡Madre! (Aronofsky, 2017) O Guardianes de la galaxia Vol. 2 (Gunn, 2017); películas que creo que me gustaron más de lo que deberían, como Alien: Covenant (Scott, 2017) o Wonder Woman (Jenkins, 2017); sorpresas más que agradables como Blade Runner 2049 (Villeneuve, 2017) o las comidillas del año: La momia (Kurtzman, 2017) y Star Wars: los últimos Jedi (Johnson, 2017). Y aún no he visto Logan (Mangold, 2017).

wonderwoman01

    Como lo he comentado ya varias veces, la verdad es que ya me aburrieron las películas de superhéroes y este año traté de evitar tantas como pude. Mi plan original era ver La Liga de la Justicia (Snyder, 2017); pero después perdí el interés… ni siquiera supe de qué se trató: tuve la hipótesis de que iban a resucitar a Superman como villano y que el resto de los metahumanos debían aliarse para derrotarlo, onda la saga de El reino de los Supermanes, pero ya después no me enteré de qué se trataba. La que si vi fue Spider-Man: de regreso a casa (Watts, 2017)… y me arrepiento un poco.

    Digo, el mayor fuerte de crear un universo cinematográfico tan estrechamente ligado es precisamente su punto débil: Sientes que tienes que ver todas las películas, así que si una o dos no te interesan, lo más probable es que dejen de interesarte las demás.

spidermanhomecoming00

    También me quedé con ganas de ver varias películas como ¡Huye! (Peele, 2017), El demonio 3 (Salva, 2017) o Jigsaw (Hnos. Spierig, 2017)… independientemente de sus calidades, soy fan y la verdad es que lamento que siempre hubieran estado en horarios tan inconvenientes. Quizá no me perdí de nada, pero me hubiese gustado saberlo.

    En el campo de las figuras de acción hubo cosas muy interesantes. Las series de Aliens de NECA están padres y tienen algunas ideas geniales, como las figuras tributo a los aliens de Kenner de los 90… ojalá y mejoraran su control de calidad y sus materiales. Las figuras del 40 aniversario de Star Wars, que también son una especie de tributo a las legendarias Originales 12 fabricadas por Kenner en 1977, están muy padres.

necaaliens01

    Las figuras de The Last Jedi en formato de 3 ¾” son tan decepcionantes como la película y odio que les hayan quitado articulaciones. De hecho, estoy seguro de no ser el único que ha protestado al respecto, pues Hasbro lanzó una línea de figuras Black series en formato de 3 ¾”.

    ¿Recuerdan el CommTech Chip? Ese chip que acompañaba a las figuras de Episodio I y que les permitía reproducir frases de la película… si uno compraba el lector CommTech por separado, claro. Fue la estafa que catapultó los precios de las figuras de Star Wars y que, de hecho, contribuyó a la quiebra total de Kenner en 2000. Bueno, pues volvó en forma del “Force Link”, un aparato que igual se debe comprar por separado y que permite que las figuras reproduzcan frases de la película, hagan ruiditos ¡y es necesario para que los vehículos activen luces y sonidos! Esta vez fuiste demasiado lejos, Hasbro.

TLJactionfigures

    Por eso me da gusto que Hasbro haya perdido la licencia de los juguetes de Jurassic World. Así pues, me entusiasma que el próximo año Mattel vaya a encargarse de producir dos series de figuras de acción basadas en la franquicia: los juguetes oficiales de la nueva película, Jurassic World: Fallen Kingdom en primavera y, supuestamente, juguetes basados en la película de 1993 en invierno. Mattel ha sido muy hermético al respecto y no ha difundido imágenes de la línea.

    Hace unos meses se difundió la noticia de que, de hecho, Hasbro ofreció una fuerte suma para comprar Mattel. Por suerte, las negociaciones no prosperaron.

jwfktrex

    Ya que hablé de Hasbro, me pongo a pensar en otra corporación multinacional que parece dispuesta a comprarlo todo: The Walt Disney Corporation. La estrategia utilizada por la Casa del Ratón ‒que es la misma que utilizan compañías como Nabisco, Hasbro, Nestlé o EA Games‒ es una clásica estrategia capitalista de libro de texto: tu compañía produce cosas de mejor calidad que la mía; pero la mía produce y vende más volumen en otros territorios porque tengo un aparato de distribución más grande, así que, para no competir contigo y arriesgarme a perder, mejor compro tu compañía, me quedo con los productos que me interesan produciéndolos en calidad inferior y hago quebrar a tu compañía, que ya es una división de la mía.

    La ventaja de que Disney comprara Fox es, por supuesto, que tendremos más personajes del Universo Marvel interactuando en las películas, podría haber algunos crossovers interesantes ‒¿Alguien ha pensado ya en Guardianes de la galaxia vs Aliens?‒… y quizá hasta tengamos por fin una película de los 4 Fantásticos apta para consumo humano; pero las repercusiones generales son devastadoras. Disney compró el mayor porcentaje de acciones de 21st Century Fox que la Ley Antimonopolios de EE.UU. le permitió: el 30%, convirtiéndose con ello en el accionista mayoritario de la corporación, lo que quiere decir que todos los proyectos y propuestas de la empresa deben ser aprobados por Disney.

disneyfox

    Esto no sólo significa que las nuevas ideas tendrán menos lugares para expresarse; sino que, con la adquisición, Disney controlará alrededor del 40% de la taquilla de Estados Unidos. Si uno toma en cuenta que entre un 20% y un 30% del PIB de EE.UU. proviene de la industria del entretenimiento, estaríamos hablando de que una sola corporación concentra casi la décima parte de la riqueza total de la segunda potencia económica del mundo. Lo que es un tanto aterrador. Quizá ese mundo que plantea Gladiador del futuro (Jewison, 1975), en el que los países han desaparecido y la gente habita en feudos que son propiedad de las grandes corporaciones, no esté tan lejos de ocurrir.

    Tal dominancia en el mercado supondrá que la Casa del Ratón puede dictar las reglas del juego para la industria del cine, estableciendo sus propios tabuladores para pagos de regalías por recaudación de taquilla ‒lo cual ya hizo con The Last Jedi‒, sus propias condiciones para exhibición de películas, sus propios mecanismos y restricciones para los servicios de streaming, sus propios acuerdos sindicales y básicamente hacer lo que le dé la gana en cuestión de contratos y prestaciones laborales.

xenomorph02

     Así pues, creo que el dizque no monopolio de Disney podría acentuar antes que mitigar la profunda crisis que vive la industria cinematográfica de Hollywood desde principios del siglo.

    Es, sin duda, una época de cambios. Si éstos serán para bien o para mal, eso aún está por verse. Por lo pronto, yo sigo emocionado por los próximos estrenos de este año: La forma del agua, dirigida por uno de mis autores favoritos, Guillermo del Toro; Deadpool (Miller, 2016) me gustó mucho, así que veré la segunda; Jurassic World: Fallen Kingdom (Bayona, 2018); el reboot de Depredador me da mucho morbo; Ready Player One (Spielberg, 2018) me da curiosidad; Solo: A Star Wars Story (Howard, 2018) tiene todos los elementos para fracasar en la taquilla y quiero ver si será así; y hay por ahí una peliculita sobre la tormentosa relación entre Percy Shelley y Mary Wollestonecraft Godwin (luego Mary Shelley) que se ve interesante.

    También, si todo sale bien, este año podré lanzar una nueva fase del proyecto de El Cinéfilo Incurable que me emociona mucho y espero que les guste; pero que no voy a revelar por ahora, no sea que se cebe. Muchas gracias por leerme, espero que podamos seguir compartiendo nuestra pasión por el cine en este año que comienza y en muchos más por seguir.

    Si gustan revisar de qué otras películas hablamos este año, los invito a echarle un ojito al Sumario de 2017.

Blog anterior    ¡Sígueme en Facebook!    Canal de Youtube

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s